17/06/02

Nota de la Fundación ANTAMA

 

La FAO apuesta por la biotecnología como herramienta de desarrollo

 

La II Cumbre Mundial de la Alimentación de la FAO renovó su compromiso de reducir a la mitad los 800 millones de hambrientos que hay en el mundo para el año 2015. La Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) clausuró ayer la II Cumbre Mundial de la Alimentación con el objetivo de reducir las cifras del

hambre, garantizar la seguridad alimentaria, abrir los mercados mundiales a los productos agrícolas de los países en desarrollo y fomentar el uso de la Biotecnología en la agricultura.

 

La “Declaración de la Cumbre Mundial de la Alimentación, cinco años después” recoge un llamamiento a la FAO para que “promueva conjuntamente con el Grupo Consultivo para la Investigación Agrícola Internacional (GCIAI) y otros institutos internacionales de investigación, la investigación agrícola y la investigación de nuevas tecnologías, incluida la

biotecnología”.

 

Este Documento subraya que la “introducción de nuevas tecnologías de eficacia probada, incluida la biotecnología, debería realizarse de forma inocua y adaptada a las condiciones locales para contribuir al aumento de la productividad agrícola en los países en desarrollo”.

 

Asimismo, los países firmantes se muestran “resueltos a estudiar, compartir y facilitar el uso responsable de la biotecnología con miras a hacer frente a las necesidades de desarrollo”. Para lograr el objetivo de reducir la pobreza y garantizar la seguridad alimentaria es necesario –según recoge la Declaración– desarrollar “medidas encaminadas a aumentar la productividad agrícola y la producción y distribución de alimentos”, así como “promover el acceso de los hombres y las mujeres en condiciones de igualdad a los alimentos, el agua, la tierra, el crédito y la tecnología”.

 

El director general de la FAO, Jacques Diouf recordó que actualmente no es posible disponer de más tierras para cultivar como consecuencia –entre otros factores- de la creciente urbanización y de la fragilidad del medio ambiente. Por este motivo, afirmó, “se hace necesario incrementar la productividad, y para ello no debemos eliminar el potencial

científico de la biotecnología”. La Biotecnología como herramienta de desarrollo también ha recibido el respaldo del

presidente de Nigeria, Olusegun Obajanjo, que en su intervención en la II Cumbre Mundial de la Alimentación aseguró que para permitir a los países en desarrollo aumentar su producción agrícola y su productividad es necesario mejorar su capacidad de investigación y de extensión agrícola, la biotecnología, el control de plagas y enfermedades, el deshacerse

de agroquímicos vencidos y promover la conservación del medio ambiente.

 

Por su parte, el ministro de Agricultura y Ganadería de Ecuador, Galo Plaza Pallares, señaló en su discurso que la lucha contra la pobreza y el hambre pasa por dar pasos en varios ámbitos, desde la educación a la planificación familiar y la biotecnología.

 

 

 La “Declaración de la Cumbre Mundial de la Alimentación, cinco años después” se puede consultar en: http://www.fao.org/DOCREP/MEETING/004/Y6948s.HTM

 


Con la excepción de las disposiciones legales, está expresamente prohibida la reproducción y redifusión sin nuestro permiso expreso de todo o parte del material contenido en esta web, incluyendo como tal la hipervinculación en páginas de marcos.