24/01/00

La Conferencia de Montreal puede ser importante para el futuro de los transgénicos

 

Del día 24 al 28 de enero se celebra en Montreal la Conferencia Internacional sobre Bioseguridad, en la que hablará, entre otras cosas, de las reglas del comercio  internacional en relación con los productos obtenidos por ingeniería genética (transgénicos), en el sentido de si un país puede o no prohibir la importación de transgénicos aludiendo motivos medioambientales.

 

Lo países exportadores de alimentos que pueden ser transgénicos (en estos momentos principalmente maíz, soja, algodón y colza) se reúnen en el "Grupo de Miami", encabezado por estados Unidos y Canadá. Sostienen que no existe base científica alguna para impedir el libre comercio de transgénicos, ya que no se ha demostrado que sean peligrosos para el medio ambiente (o la salud, aunque la salud no sería en principio competencia de esta Conferencia, sino solo el medio ambiente).

 

La Unión Europea y otros países, fuertemente presionados por ciertos sectores de la opinión pública,  defienden en cambio el llamado "principio de precaución" que les permita impedir la importación de estos productos en tanto se demuestre su inocuidad.

 

La Conferencia anterior sobre este asunto, celebrada en Cartagena de Indias, acabó con un sonoro fracaso por las diferencias entre las partes.

 

La reunión de Montreal pretende acabar con la firma de un protocolo sobre bioseguridad y de protección de la biodiversidad, que sería el primero que se firmara derivado de la Conferencia de Rio de Janeiro de 1992.