23/05/00 

La Cátedra de Bioética de la Universidad de Comillas analiza los transgénicos a la luz de la ética

Más de 40 expertos procedentes de diversos ámbitos del conocimiento, científicos, médicos, teólogos y filósofos entre otros,  se reunieron en Ávila para estudiar los aspectos científicos, jurídicos y éticos relacionados con los transgénicos. El seminario fue  organizado por la Cátedra de Bioética de la Universidad de Comillas, dirigida por el doctor en Teología Javier Gafo.

Las diversas implicaciones científicas, jurídicas y éticas de los transgénicos reunieron este fin de semana en Ávila a más de 40 expertos españoles procedentes de las más diversas áreas del conocimiento: Biología, Medicina, Teología, Filosofía, Economía. Este encuentro interdisciplinar fue organizado por la Cátedra de Bioética de la Universidad Pontificia de Comillas en colaboración con la fundación Sanitas y la fundación Antama.

El hotel Palacio de los Velada acogió, desde el viernes 19 de mayo hasta el domingo 21, las ponencias de numerosos expertos, que ofrecieron muy diferentes puntos de vista sobre esta novedosa tecnología. Entre ellos, el doctor Javier Gafo, coordinador del seminario, quien habló del debate ético sobre los transgénicos, Ana Fresno, actual presidenta del Comité Nacional de Bioseguridad, Francesc Torralba, profesor de Filosofía de la Universidas Ramón Lllull y Diego Gracia, director del Máster de Bioética de la Universidad Complutense de Madrid.

El seminario se inició con la intervención de Juan Ramón Lacadena, catedrático de Genética de la Universidad Complutense de Madrid y experto en plantas transgénicas.

Lacadena, quien precisó que lo natural no es sinónimo de inocuo, ni lo artificial de nocivo, citando como cjemplo las toxinas que se encuentran en alimentos como las setas, los frutos secos y la pimienta negra, afirmó durante su charla que no existe el riesgo cero en biotecnología y en cualquier otro aspecto de la ciencia y de la vida, y que la labor de los científicos está en minimizarlo al máximo.

El conferenciante explicó que el objetivo de la transgénesis vegetal es dotar a una especie de una característica determinada que consigue aumentar su calidad, o su rendimiento, haciéndola más resistente frente a elementos adversos como los insectos, las malas hierbas, la sequía, las heladas o la salinidad de la tierra.

Juan Ramón Lacadena concluyó su intervención afirmando que “las moratorias son válidas si tienen un plazo y unos objetivos claros. De lo contrario, nos encontraremos con una prohibición pura y dura”.

Lluis Montoliú, investigador del Centro Nacional de Biotecnología del CSIC y experto en animales transgénicos, explicó los objetivos de la transgénesis aplicada a animales, que todavía se encuentra a bastante distancia del desarrollo de la mejora genética vegetal.

Según Montoliú “en este aspecto de la biotecnología la controversia es menor que en el caso de las plantas porque se encuentra en una fase más retrasada y porque uno de sus objetivos primordiales es la aplicación terapéutica”.

La investigación genética en animales tiene diferentes objetivos. Por un lado, convertir a los animales transgénicos en modelo para el estudio de enfermedades humanas, como el síndrome de Down.

Otra rama de la investigación se interesa por el animal transgénico desde el punto de vista productivo, ya sea para que el animal produzca, por ejemplo, más carne o lana de mejor calidad, en el caso de las ovejas, o también para que ejerza de biorreactor, es decir, que alguno de sus fluidos, como la leche acumulen proteínas con utilidad terapéutica. En el caso de los xenotransplantes se pretende modelar mediante ingeniería genética los órganos donantes para que el sistema inmunológico humano no los rechace.

El doctor Gafo, director del Máster de Bioética de la Universidad Pontificia de Comillas, comentó que los transgénicos despiertan muchas y muy profundas emociones porque están muy vinculados a las creencias religiosas y a nuestra conciencia medioambiental que ha ido en aumento en los últimos 30 años.

Javier Gafo explicó que “la ciencia y la razón deben constituir el sustrato sobre el que se articulan las reflexiones éticas, porque la buena ética se hace con buenos datos”. Según él, es esencial estudiar el ratio entre los beneficios y los riesgos de los transgénicos antes de tomar cualquier decisión.

Los seminarios interdisciplinares de la Cátedra de Bioética de la Universidad Pontificia de Comillas llevan celebrándose quince años, y en cada ocasión tratan un tema diferente, centrándose especialmente en su dimensión ética.


Con la excepción de las disposiciones legales, está expresamente prohibida la reproducción y redifusión sin nuestro permiso expreso de todo o parte del material contenido en esta web, incluyendo como tal la hipervinculación en páginas de marcos.