24/10/00

Kellog cierra una fábrica en EEUU por el caso del maíz Starlink

Kellog ha cerrado temporalmente su fábrica de Tenesee de cereales para el desayuno, con el fin de evitar el riesgo de una posible contaminación con el maíz OGM Starlink, no autorizado por el momento para el consumo humano. Hasta el momento se ha detectado este maíz en tacos de maíz, y no se descarta que está en muchos otros alimentos

El asunto de la "contaminación" de alimentos humanos a base de maíz con maíces de la variedad Starlink, está trayendo cola en EEUU y también en Europa, donde se está en muchos casos distorsionando la información.

El maíz Starlink no tiene la autorización por el momento para el consumo humano, debido a que los tests para los Organismos Genéticamente Modificados (OGM) son tan sumamente estrictos y rigurosos, que a pesar de que no se ha podido detectar caso alguno de problemas derivados del uso alimentario de este maíz, existe una remota posibilidad de que pudiera provocar cierta alergias a ciertas personas. Esta suposición se basa en el parecido físico de la proteína que produce el Starlink (Cry9C) con ciertos agentes alergógenos, no con que se haya podido comprobar caso alguno de problema alimentario. Ningún nuevo alimento que no fuera OGM tendría que pesar por semejantes cautelas extremas.

El Starlink es la única variedad de maíz OGM en la que existe esta precaución. El resto de maíces OGM están declarados aptos para consumo humano. Los niños de EEUU y los de otras partes del mundo llevan ya unos cuantos años comiendo maíz OGM en los cereales para el desayuno, sin que se haya detectado problema alguno derivado de este hecho.

La proteína Cry9C proviene de los genes de Bacillus Thuringensis. Este tipo de proteínas se utilizan corrientemente en pulverización en la agricultura llamada biológica, como insecticida "natural", por lo que no tendría nada de particular que productos de los llamados bio o ecológicos la contuvieran.

El problema que plantea el caso Starlink no es pues de salud o medio ambiente, como algunos parecen entender, sino de si es posible cumplir las normas de segregación de unos materiales u otros de la cadena alimentaria según el destino para el que estén autorizados. La empresa Aventis, obtentora de la variedad se está haciendo cargo, con la colaboración del USDA, de la cosecha de esta campaña y ha anunciado que no venderá semilla de esta variedad hasta que no se autorice su consumo para alimentación humana.

 

 


Con la excepción de las disposiciones legales, está expresamente prohibida la reproducción y redifusión sin nuestro permiso expreso de todo o parte del material contenido en esta web, incluyendo como tal la hipervinculación en páginas de marcos.