14/05/01

Histeria alimentaria en Italia, ahora con trigos duros mutantes

La semana pasada se ha desatado una curiosa polémica en Italia que da idea del grado de desinformación y manipulación que puede haber con la cuestión de la seguridad alimentaria y de cómo se generan las histerias alimentarias al revuelo del sensacionalismo y de los intereses de algunos.

Resulta que el periódico alemán Frankfurter Allgemeine Zeitung ha publicado que algunas variedades de trigo duro que se usan en Italia, pudieran haber sido obtenidas mediante técnicas de mutación inducida. En principio esta cuestión, para el que sepa algo e mejora vegetal, no tiene nada de particular.

La inducción de mutaciones es una técnica  de buscar variabilidad genética en la que se pusieron ciertas esperanzas en los años 40-50 (época en la que estaba de moda la energía nuclear), que tuvo escaso éxito por la sencilla razón de que como  no se sabe muy bien como controlar las mutaciones, estas son al azar y en la inmensa mayoría de los casos produce efectos que no son aprovechables. No obstante, sí que hubo alguna variedad en la que pudo haber intervenido la mutación, y de hecho la técnica no se desechado del todo, y se sigue utilizando con técnicas algo más sofisticadas. La mutación es una técnica de mejora vegetal como cualquier otra, pero no tiene nada que ver con lo que se conoce como la ingeniería genética,  que consiste grosso modo en cortar y pegar genes de un ser vivo a otro. De hecho la inducción de mutaciones (mutagénesis) es una técnica mucho mas grosera que la ingeniería genética, ya que no es dirigida a lo que se quiere y depende en gran medida de inducir algo útil un poco por azar.

Las variedades obtenidas por mutación no son transgénicas. De hecho no se puede saber por ningún método analítico si una variedad ha sido obtenida o no por mutagénesis. Los métodos de inducir mutaciones pueden ser radiaciones o agentes químicos, o la misma radiación natural (del sol, del universo). La mutación es de hecho la fuente natural de variabilidad genética y de evolución.

Ahora bien, como mutación suena a película de terror y a radiactividad, y la palabra genética se parece a transgénico, pues ya está montado el Show de miedo alimentario de los medios en el que, como no, interviene el inefable ministro de agricultura “verde” Pecoraro Scanio, que pasará a la historia de cómo se puede hacer carrera política atizando una histeria para luego abanderar la supuesta defensa del ciudadano y del medio ambiente. 

Véanse los siguientes recortes prensa italiana. “No somos transgénicos” “Spaghetti con grano transgénico” “Spaghettis al cobalto y a los rayos X” “Spaghetti radioactivo” “guerra alimentaria” “pasta loca” “Alemania denuncia la pasta obtenida con grano radioactivo” "Pasta y fresas; un caso diplomático"

http://ansa.coldiretti.it/rass/rassegne/11052001/98614.pdf

http://ansa.coldiretti.it/rass/rassegne/11052001/98615.pdf

http://www.politicheagricole.it/mipa/rassegna%20stampa/img/00000776.tif

http://www.politicheagricole.it/mipa/rassegna%20stampa/img/00000777.tif

http://www.politicheagricole.it/mipa/rassegna%20stampa/img/00000802.tif

http://www.politicheagricole.it/mipa/rassegna%20stampa/img/00000814.tif

http://www.politicheagricole.it/mipa/rassegna%20stampa/img/00000779.tif

http://ansa.coldiretti.it/rass/rassegne/11052001/98659.pdf

http://ansa.coldiretti.it/rass/rassegne/10052001/98538.pdf

http://ansa.coldiretti.it/rass/rassegne/10052001/98539.pdf

http://ansa.coldiretti.it/rass/rassegne/09052001/98320.pdf

El ministro Pecoraro se ha enfadado mucho con los alemanes por este “ataque”. Sin embargo no se le ha ocurrido, metido en este guerra demagógica, una respuesta muy fácil; Alemania, con unas 535.000 Ha y 3 millones de Tm es el primer productor de triticale de la UE. El triticale es una especie sintética creada por el hombre manipulando los genes del trigo y el centeno. No por simple selección, sino por hibridación artificial apoyada por métodos químicos. El triticale como tal simplemente no existiría sin laboratorios de por medio, ya que es una especie sintética que no existe en la naturaleza ni se podría haber desarrollado por medios naturales.

Para ver hasta que punto llega el folklore del Ministro Pecoraro Scanio, vean el siguiente comunicado del Ministerio italiano, que se hace eco de una llamada telefónica entre el ministro Pecoraro y el subsecretario del ministerio alemán, Mathias Barninger, "siguiendo las acciones en defensa de la pasta y de la fruta italiana" (la fruta por lo de las fresas del Stern). "El subsecretario me ha invitado a comer en un buen restaurante italiano un óptimo plato de pasta, concluyendo con buena fruta de nuestro país"

http://www.politicheagricole.it/MIPA/ComunicatiStampa/2001/20011105(1).htm

 

 

 


Con la excepción de las disposiciones legales, está expresamente prohibida la reproducción y redifusión sin nuestro permiso expreso de todo o parte del material contenido en esta web, incluyendo como tal la hipervinculación en páginas de marcos.