12/12/00

El organismo publico de investigación agraria de Brasil defiende el uso de OGM

La Empresa Brasileira do Pesquisa Agropecuaria (EMBRAPA), organismo público de investigación agraria ha declarado tener una soja transgénica resistente a herbicidas distinta de la ya clásica Roundup Ready (resistente al glifosato) de Monsanto, así como otras variedades transgénicas de batata, judías y papaya resistentes a enfermedades, que permitirían reducir el uso de productos agroquímicos y costes de producción.

Sin embargo, en Brasil está por el momento prohibido el cultivo de todo tipo de variedades transgénicas, en tanto en cuanto no se resuelvan una serie de procesos legislativos y judiciales planteados tanto a nivel federal como en varios estados. No obstante, Brasil ha permitido de forma ocasional la importación de partidas de maíz OGM para abastecer su industria avícola.

Podría darse la paradoja, un tanto absurda, de que siendo el país una potencia agrícola y también en el campo de la investigación en biotecnología no se pudiera aprovechar de los resultados de la misma, ha señalado fuentes de la ENBRAPA.

La biotecnología es ya cada vez más asequible a los organismos públicos de investigación y ya se ha roto en gran medida el tópico de que se trata de una técnica propia de grandes multinacionales farmacéuticas, tópico que por otra parte también se ha roto por el otro lado, por el hecho de que la mayor parte de las grandes empresas de farmacia se han desprendido o están en proceso de separarse de sus filiales agroquímicas y de biotecnología.

 

 

 


Con la excepción de las disposiciones legales, está expresamente prohibida la reproducción y redifusión sin nuestro permiso expreso de todo o parte del material contenido en esta web, incluyendo como tal la hipervinculación en páginas de marcos.