12/03/02

Nota de la Fundación Agbioworld

 

El maíz mexicano no está siendo amenazado

 

El flujo de genes biológicamente diversos es natural y esperado, no es “contaminación”

 

Tuskegee, AL - 11 de marzo de 2002 - La AgBioWorld Foundation comunicó hoy que casi cien científicos de renombre han firmado una petición donde solicitan que se realice un examen más profundo de un reporte que afirma que los genes de maíz genéticamente modificados se han propagado en las razas criollas de maíz en el

sur de México (ver http://www.agbioworld.org/jointstatement.html).

 

En la investigación original, realizada por ecologistas de la University of California, Berkeley y publicada en la revista Nature, se utilizaron técnicas sofisticadas propensas a altas tazas de error. Tres grupos de científicos

universitarios, trabajando independientemente, han examinado los datos de la investigación y los encontraron erróneos. Cada grupo ha presentado cartas formales a la revista Nature donde cuestionan la validez del estudio. Además, los editores de la revista Transgenic Research examinaron la información y han determinado que está “fundamentalmente equivocada”.

 

A pesar de lo insuficiente y de las distorsiones de este estudio en particular, es muy probable que el flujo de genes de maíz mejorado con tecnologías biológicas, al igual que con todo el maíz, ocurra con alguna frecuencia y que dicho flujo ciertamente será demostrado y caracterizado con precisión mediante estudios más extensos. Sin embargo, si se demuestra fehacientemente el flujo de genes, no existe razón para creer que amenazará la diversidad o la vitalidad de las razas criollas de México; y el hecho de calificar el flujo de genes como “contaminación”, como lo han hecho los activistas, es inexacto y es un intento premeditado de introducir un tono emocional a un fenómeno natural y benigno.

 

No se deben confundir las razas criollas de México con el teosintle, la planta silvestre de la cual se piensa que los humanos originalmente desarrollaron el maíz a lo largo de miles de años. Lejos de ser entidades genéticas estáticas e inalterables, las razas criollas siempre están sufriendo cambios debido a la intervención humana, es más, existen únicamente debido a los esfuerzos humanos.

 

“De la misma manera que los lobos mexicanos son diferentes de los perros chihuahueños, que han sido desarrollados durante siglos, el teosintle es infinitamente diferente de todos los tipos de maíz cultivado, incluyendo las razas criollas”, dijo C.S. Prakash, catedrático en genética de plantas de la Tuskegee University y presidente de la Fundación AgBioWorld.

 

Las razas criollas de México de maíz siempre se han cruzado con las variedades modernas de maíz. Pero lejos de ser una amenaza a la biodiversidad, como lo afirman los activistas y los autores del estudio erróneo, dicho cruce en realidad fomenta la diversidad al permitir el desarrollo de nuevas variedades adicionales. Aún más, no hay ninguna razón para creer que los híbridos transgénicos pudieran afectar a la biodiversidad más que cualquier otro híbrido. “De hecho, el flujo de genes ayudaría a la diversidad al incrementar la variación”, dijo Prakash.

 

A pesar de los reclamos y del hervidero de rumores en los medios de comunicación generados y propiciados por los autores del estudio erróneo, el flujo de genes entre las variedades de maíz mejorado mediante la biotecnología fue anticipado públicamente hace ya mucho tiempo por productores y científicos y no es causa de alarma. En el año 1995 el Centro Internacional de Mejoramiento de Maíz y Trigo (CIMMYT) patrocinó un taller sobre “Flujo de genes entre razas criollas de maíz, variedades mejoradas de maíz y el teosintle: Implicaciones para el maíz

transgénico”, y los científicos del CIMMYT han presentado de manera transparente sus hallazgos, escribiendo artículos en revistas y boletines y realizando presentaciones en temas afines.

 

Es lamentable que la revista Nature, la misma que publicó el estudio de la mariposa monarca, estudio que hasta el presente utilizan los activistas para desacreditar de manera incorrecta el maíz genéticamente modificado, decidió

publicar estas nuevas afirmaciones. Al igual que con el reporte sobre la mariposa monarca, sobre el cual un extenso examen ha demostrado que exageró ampliamente los riesgos a las mariposas monarcas, reconocidos científicos ahora han demostrado importantes errores y exageradas afirmaciones de daño en la investigación de Chapela y Quist.

 

Lamentablemente, esta última campaña propiciada por los activistas para infundir el temor puede tener consecuencias mucho más graves, ya que serán los agricultores mexicanos los que, en últimas instancias, sufrirán si se les niega la misma tecnología que los agricultores americanos han utilizado exitosamente durante años.

 

 

 


Con la excepción de las disposiciones legales, está expresamente prohibida la reproducción y redifusión sin nuestro permiso expreso de todo o parte del material contenido en esta web, incluyendo como tal la hipervinculación en páginas de marcos.