18/01/00

El Protocolo sobre bioseguridad se negociará el 24 y 28 de febrero en Montreal

 

Del 24 al 28 de febrero tendrá lugar en Montreal la Conferencia Internacional sobre Bioseguridad.  Se pretende concluir la aprobación del Protocolo, que será el primero derivado dentro del marco de la Convención de Rio de Janeiro.

 

El Protocolo sobre Bioseguridad afecta a la seguridad, comercio manipulación y utilización de todo organismo modificado genéticamente (OGM) que pueda tener efectos nocivos sobre la biodiversidad.

 

La UE defenderá en Montreal el mantenimiento del “principio de precaución”, por el que los países importadores pueden tomar decisiones para restringir la importación de OGM, basadas en motivos científicos. De igual manera, el protocolo deberá reforzar la protección del medio ambiente y no debe ser utilizado para crear trabas a los intercambios comerciales. Asimismo, se deben determinar las reglas para los movimientos internacionales y la documentación que debe acompañar a los productos agrarios OGM.

 

Aunque parece que se han mezclado en esta conferencia  bioseguridad y OGM, los problemas de protección de la biodiversidad son muy anteriores a la aparición de la biotecnología y las variedades OGM y se derivan del hecho de que, en muchos casos,  unas pocas variedades homogéneas genéticamente sustituyeron hace ya años, con la “revolución verde”, a un gran número de variedades heterogéneas con gran riqueza y diversidad genética. Esta fue la razón de que muchos gobiernos e instituciones crearan reservas de germoplasma. El problema de la preservación de la biodiversidad y la erosión genética de las especies no es por tanto privativo de los OGM, sino muy anterior a la aparición de éstos.