14/07/00

El Ministerio de Medio Ambiente francés por la destrucción del maíz con trazas de OGM

La Ministra Francesa del Medio Ambiente, Dominique Voyret, se ha declarado ante los medios de comunicación partidaria de destruir los campos de maíz que han presentado trazas de organismos genéticamente modificados, que se descubrieron hace unas semanas.

La decisión sobre que hacer con este maíz, que se debe tomar por parte de un acuerdo entre Medio Ambiente, Agricultura y Salud Pública, se esperaba la semana pasada, pero aún no se ha producido. Se trata de 3.000 Ha sembradas con semillas de la empresa Golden Harvest en la que se han detectado trazas de impurezas procedentes de 3 variedades OGM, de las cuales dos tienen autorizado su cultivo en la Unión Europea y una no. La tasa total de contaminación adventicia es inferior al 1%. (En híbridos se admite hasta un 5% contaminación adventicia de otras variedades como algo normal)

Recordemos que en la UE no existe legislación sobre contaminación adventicia referida específicamente a los OGM y que ante este vacío legal cada Estado aplica los criterios que le parece. Hace unos días se ordenaron levantar campos de colza (en algunos lugares de la UE sí y en otros no) que también presentaban trazas de OGM.

Sin embargo el caso del maíz tiene un par de detalles que no tiene la colza.

- La contaminación (al menos en dos de las tres variedades) es de variedades autorizadas en la UE. Resultaría cuanto menos absurdo desde el punto de vista técnico que un cultivo esté autorizada su siembra, pero perseguida su polinización adventicia a otros. El hecho de que las variedades OGM estén autorizadas o no en la UE, no responde a criterio técnico alguno de salud humana o de medio ambiente, sino a si presentaron los papeles antes o después de que se les empezara a aplicar la moratoria de ipso con carácter general a todos los OGM.

- Las semillas de maíz son híbridas y no se reemplean a la campaña siguiente en ningún caso. Por otra parte, en Europa no existen malas hierbas emparentadas con el maíz que se puedan cruzar. El riesgo de diseminación al medio ambiente de los genes OGM, suponiendo que esto fuera algún problema, es por tanto nulo. En la colza sí que había una cierta sospecha de que pudiera haber cruzamientos con algunas malas hierbas (rabanizas). Sospecha de la que podría haberse sabido algo más si no fuera porque el experimento del Instituto de Investigación Francés (INRA) al respecto fue destruido por activistas anti-OGM esta primavera.

La Asociación General de Productores de Maíz (AGPM) ha declarado por su parte que si se obliga a arrancar el maíz llevaría a los tribunales al Gobierno Francés. "la decisión de obligar a arrancar sería puramente política carente de todo fundamento científico y jurídico". La Confederation Paysanne, por el contrario, pide que se destruyan los cultivos.

Este fin de semana hay una reunión informal de los ministros de medio ambiente de la UE, en Paris, la cena inaugural de hoy está consagrada a un debate sobre la utilidad económica y social de los OGM, y estará presidida por Dominique Voyret, que ya ha anunciado que su intención es endurecer las condiciones de autorización y uso de los OGM en la UE.

 

 


Con la excepción de las disposiciones legales, está expresamente prohibida la reproducción y redifusión sin nuestro permiso expreso de todo o parte del material contenido en esta web, incluyendo como tal la hipervinculación en páginas de marcos.