12/03/01

Nota de la Fundación Antama

Científicos franceses del INRA demuestran que el pienso que contiene maíz Bt modificado genéticamente es equivalente y tiene los mismos contenidos nutritivos que el que tiene maíz convencional en su composición

 Este estudio, auspiciado por el Ministerio de Agricultura francés y la Asociación francesa de Productores de Maíz (AGPM) concluye que el ganado puede ser alimentado tanto con maíz Bt, modificado genéticamente para resistir a la plaga de taladro, como con maíz convencional, ya que no se detectó diferencia alguna en su desarrollo y en su capacidad de digerir el pienso.  

(Madrid, 9 de marzo de 2001) Un estudio publicado por la Unidad de Mejora Genética del INRA francés, y coordinado por Yves Barrière, afirma que los valores alimenticios del pienso compuesto por maíz Bt modificado genéticamente y del compuesto por maíz convencional son sustancialmente equivalentes.

 Este informe, que ha contado con la colaboración del Ministerio de Agricultura francés y la Asociación Francesa de Productores de Maíz (AGPM), explica que el ganado puede ser alimentado con los dos tipos de pienso, ya que el valor nutritivo de ambos es el mismo y no se detectadó diferencia alguna en la composición sustancial y nutritiva, en el proceso de digestión de ambos piensos, ni en el crecimiento del ganado. Tampoco la leche procedente de las vacas alimentadas con maíz modificado genéticamente presentaba una composición nutritiva distinta.

 Para llegar a estas conclusiones, se desarrollaron tres ensayos con animales vivos, ovejas, terneros y vacas, que fueron alimentados, algunos de ellos con pienso que contenía maíz Bt y otros con pienso en el que el maíz era convencional. Así se pretendía verificar si ambos piensos influían de forma diferente en el desarrollo de los animales estudiados. Estos ensayos tuvieron una duración de una semana para el caso de las ovejas, tres semanas para las vacas  y trece semanas para los terneros recién nacidos.

 Este informe, publicado en la prestigiosa revista Journal of Dairy Science, concluye que la investigación sobre las variedades de maíz resistentes al taladro, que están demostrando ser muy útil para la lucha contra estas plagas, debe continuar desarrollándose. De este modo, se pretende conseguir en el futuro que el gen que contiene la proteína Bt se exprese, es decir, que actúe, solamente cuando una larva de taladro se introduzca en la planta y en la zona afectada.

 

 


Con la excepción de las disposiciones legales, está expresamente prohibida la reproducción y redifusión sin nuestro permiso expreso de todo o parte del material contenido en esta web, incluyendo como tal la hipervinculación en páginas de marcos.