03/07/02

Nota del Parlamento Europeo

 

Diferencia de opiniones sobre la legislación de trazabilidad y etiquetado de productos con OGM

 

Antonios TRAKATELLIS (PPE/DE, GR), ponente de la propuesta de reglamento sobre la trazabilidad y etiquetado de los organismos modificados genéticamente (OGM),y la trazabilidad de los alimentos y piensos producidos a partir de éstos, defendió 'la armonización de reglas de la UE para que el mercado de interior funcione de forma eficaz y evitar el fraude'. En su opinión, la propuesta de la Comisión es contradictoria y anacrónica, y podría implicar que se etiqueten productos basándose sólo en criterios políticos. Así, y en busca de la eficacia, consideró necesarios más controles que permitan marcar la diferencia entre los productos naturales y los modificados genéticamente. Además, la propuesta de la Comisión tampoco garantiza la seguridad jurídica, mientras que la suya combina la trazabilidad y el etiquetado en la detección de organismos modificados genéticamente.

 

La también ponente Karin SCHEELE (PSE, A), aseguró que etiquetar OGM responde a una reivindicación de los consumidores de respeto a su derecho de información. Se pretende introducir una medida legislativa que no se basa en un resultado cien por cien científico, pero que tiene un precedente en el caso de las frutas y hortalizas. 'El consumidor debe tener la oportunidad de elegir, y por eso la comisión de Medio Ambiente pide que se etiqueten los productos de origen animal y las enzimas, aunque esa medida no supondrá la conclusión del debate, ya que hay que continuar', reseñó.

 

En cuanto a los umbrales sobre la contaminación no evitable, añadió que 'se pretende que la UE decida a partir del 1%, pero no es verdad, puesto que no se acepta que este umbral se haga extensible a los productos modificados no autorizados'. Finalmente, pidió el apoyo del Parlamento para las enmiendas 162 y 164 que fijan en 0,5 %, o menos si el progreso tecnológico lo permite, el límite de OGM que no supondría obligación de etiquetado.

 

Parlamento político

 

Encarnación REDONDO JIMÉNEZ (PPE/DE, E) recordó que son cuestiones que deben resolverse para poner fin a la moratoria. Criticó algunas intervenciones por falta de rigor. 'No conozco ningún gen que salga por ahí al medio ambiente', dijo en alusión a algunos comentarios, y pidió seriedad en el análisis de unas cuestiones muy complejas. Por otro lado, hay que adecuar la propuesta a lo que el consumidor necesita. La prioridad es 'informar al consumidor y que éste sea capaz de elegir'. La prioridad segunda, la salud pública, y la tercera, defender el mercado interior. Por ello, es esencial que se aplique el mismo criterio a los productos importados que a los elaborados en la Unión Europea. Por último, recordó que el Parlamento es una Cámara política que no debe definir el porcentaje, el 0.5 o el 1%, si no limitarse a exigir un porcentaje factible y que permita cumplir los objetivos, dejando el establecimiento de la cifra a un comité técnico.

 

En nombre de los Populares, Renate SOMMER (PPE/DE, D) constató que las propuestas de la Comisión se apartan de la posición del Parlamento. Sin embargo, y a pesar de las deficiencias, adelantó que su grupo no rechazará la propuesta porque 'un aplazamiento sería contraproducente'. También apostó por reforzar la información al consumidor y por el etiquetado de productos modificados para evitar la confusión en el consumidor. Respecto a los valores límites, 'estamos de acuerdo en que se basen en criterios políticos y no científicos' anticipó. Pero 'un límite del 0.5% no es factible y sería un obstáculo' y aceptarlo sería por puro criterio político. Defendió, por último, el principio de 'preautorización'.

 

Torben LUND (PSE, DK), portavoz de los Socialistas, abogó por conceder a los consumidores la posibilidad de que distingan entre productos OGM y los que no lo son, para que puedan elegir con conocimiento de causa, es decir, respetar 'el derecho de los consumidores a conocer el contenido y el método de producción de los alimentos que consumen'. Lamentó que tras el rechazo a los valores límites se encuentren intereses de las compañías, recordando que 'hay muchas empresas en el sector químico interesadas en que no sea posible la trazabilidad de OGM' y criticó a los gobiernos que rechazan la propuesta de etiquetado.

 

El eurodiputado Dirk STERCKX (ELDR, B) intervino en nombre de los Liberales. En su opinión, es deseable 'un sistema que funcione y del que nos podamos fiar', aparte de basado sobre pruebas científicas. En el fondo, dijo, habría que etiquetar todo, pero estamos a favor de un sistema que etiquete solamente productos que no contengan OGM. En cuanto a los umbrales, explicó que su grupo apoya el límite del 0,5 por ciento o incluso uno más bajo. Matizó que en su opinión personal, lo más importante es la información adecuada. Concluyó que se trata de un sistema imperfecto pero es 'un drama griego con menos víctimas'.

 

Jonas SJÖSTEDT (IUE-IVN, S) defendió la biodiversidad y la libertad de los consumidores a elegir, y acusó a las empresas de vender productos modificados 'porqueles conviene a ellos'. Asimismo, subrayó que existe inseguridad sobre el impacto en el medio ambiente y la salud pública, por lo que hace falta 'el principio de cautela y el derecho a establecer una moratoria'. Añadió que la regla de la trazabilidad implica que la autorización de los productos modificados sólo será posible si se ha establecido previamente un sistema de riesgos. Terminó pidiendo un sistema de trazabilidad y un etiquetado claro y eficaz de los productos genéticos modificados que permita la elección informada.

 

El portavoz del grupo de los Verdes, Hiltrud BREYER (V-ALE, D), argumentó que la trazabilidad y el etiquetado son dos formas de proporcionar información clara al consumidor y una manera de 'no arrodillarse ante las empresas'. Asimismo, apeló al PPE a que 'deje de bloquear y pase a defender los intereses de los consumidores, en vez de tutelarlos'. Insistió en que sólo debe salir al mercado lo que está autorizado y calificó el límite del 1% de 'demasiado arbitrario y elevado'

 

Mauro NOBILIA (UEN, I) opinó que los informes de los ponentes mejoraba la propuesta de la Comisión.

 

Hans BLOKLAND (EDD, NL) alertó de que a pesar de los criterios estrictos, la contaminación accidental puede producirse. Además, consideró inaceptable que los precios de productos con OGM sean inferiores a los de aquellos equivalentes sin OGM.

 

 

El debate sobre este asunto no concluyó en la tarde de ayer y se continuó por la noche. La votación sobre los informes es hoy, día 3.

 

 

 


Con la excepción de las disposiciones legales, está expresamente prohibida la reproducción y redifusión sin nuestro permiso expreso de todo o parte del material contenido en esta web, incluyendo como tal la hipervinculación en páginas de marcos.