16/04/2002

Detectadas trazas de colza OGM no autorizada en EEUU

 

Según ha publicado el diario Wall Street Journal, la compañía Monsanto ha comunicado al Departamento de Agricultura de EEUU (USDA) que según los tests realizados en lotes de semillas, ciertas variedades podrían presentar presencia adventicia de la transformación genética GT-200, que no está aprobada por las autoridades norteamericanas.

 

El hecho de que el GT-200 no está aprobado formalmente en EEUU, nada tiene que ver con la seguridad alimentaria o el medio ambiente. La GT-200 es una modificación genética antigua que confiere tolerancia al herbicida glifosato, que fue desechada por la compañía al obtener posteriormente otra transformación genética similar, denominada  GT-73, que es la que contienen las variedades de colza comerciales resistentes al glifosato. Las dos transformaciones GT200 y GT73 producen las mismas proteínas y el hecho de que una esté aprobada y otra no en algunos países, se debe a que una es comercial y la otra no. La GT-200, está no obstante en trámite de aprobación en EEUU, habiendo pasado ya la de la Agencia medioambiental (EPA), faltando la del Departamento de Agricultura (USDA) y la de la Agencia Alimentaria (FDA).

 

La campaña pasada se detectaron trazas de GT-200 en Canadá, que tuvieron que ser retiradas. La GT-200 sí que está está aprobada en Canadá, pero la semilla con trazas de esta variedad tuvo que ser localizada y separada para prevenir su entrada en Japón, uno de los destinos principales de exportación de la colza canadiense, donde no está aprobada.

 

Esta noticia ha hecho rememorar el caso del maíz Starlink que trajo de cabeza a las autoridades y al sector cerealista norteamericano la campaña pasada. El Starlink es una variedad de maíz OGM autorizada para su uso en alimentación animal, pero no en humanos, por existir una remota sospecha de que pudiera provocar alergias a determinadas personas. La variedad fue detectada hace dos años en tortillas de maíz de consumo humano, desencadenándose un considerable escándalo mediático con importantes consecuencias económicas. Después de este asunto, y a pesar de que no se ha podido detectar caso alguno de alergias relacionadas con el Starlink, se retiró la variedad de la venta y se decidió que las aprobaciones de las nuevas variedades deberían ser para uso humano y animal indistintamente, ante la imposibilidad práctica de mantener separados los dos usos del grano.    

 

http://online.wsj.com/public/us

 

 

 


Con la excepción de las disposiciones legales, está expresamente prohibida la reproducción y redifusión sin nuestro permiso expreso de todo o parte del material contenido en esta web, incluyendo como tal la hipervinculación en páginas de marcos.