22/02/01

 DNA vegetal en tejidos de animales alimentados con OGM

 En el último número de la revista científica European Food Researh and Technology se publica un trabajo en el que se describe la posibilidad de detectar en productos animales si estos han sido alimentado o no con productos OGM, buscando el DNA de la planta OGM en el producto animal.

 http://link.springer-ny.com/link/service/journals/00217/bibs/1212002/12120129.htm

 Utilizando productos procedentes de animales que han sido alimentados con maíz Bt y maíz convencional, solamente se ha podido detectar pequeños fragmentos de ADN procedentes del maíz, (de menos de 200 pares de bases) en las células de los linfocitos del ganado vacuno, no encontrándose en otros tejidos como carne, hígado riñón o bazo. En pollo sí que se ha podido detectar en los tejidos cortos fragmentos de DNA vegetal, aunque en cambio no se ha detectado en huevos. Fragmentos específicos del maíz Bt no fueron detectados en ninguna muestra de productos avícolas

 En los siguientes vínculos hay más documentación sobre la detección de fragmentos de genes vegetales en productos animales:

 http://www.internutrition.ch/news/tagung/doc/aulrich_f.pdf

 http://www.internutrition.ch/news/tagung/doc/wenk_f.pdf

 Este asunto de la detección de genes vegetales en los animales que los consumen ha tomado una nueva importancia debido a la polémica de los organismos genéticamente modificados, ya que los principales OGM, maíz y soja, tienen como destino la alimentación animal. Algunas cadenas de supermercados europeas han garantizado a sus clientes que sus productos animales no provienen de animales alimentados con OGM, y en las reglas de etiquetado y trazabilidad de los OGM en la UE, que están por decidirse, no se sabe aun si la UE exigirá o no etiquetado para los productos animales, que actualmente no existe a pesar del gran uso que se hace de soja OGM en alimentación animal.

 La conclusión de los estudios realizados hasta ahora es que no hay forma de detectar los genes vegetales completos, OGM o no OGM, en los tejidos animales y que lo más que se puede detectar son pequeños fragmentos de ADN vegetal en algunos animales y en algunos tejidos concretos, por lo que es francamente difícil saber si un producto proviene o no de un animal que haya comido OGM mediante un análisis del mismo.

 No se ha detectado jamás problema alimentario alguno derivado del consumo de productos animales alimentados con OGM, que puedan estar causados por esta alimentación, y tampoco por el consumo humano directo de los mismos

 

 

 

 

 


Con la excepción de las disposiciones legales, está expresamente prohibida la reproducción y redifusión sin nuestro permiso expreso de todo o parte del material contenido en esta web, incluyendo como tal la hipervinculación en páginas de marcos.