03/03/03

“Contaminación e “impurificación” de los OMG

 

Algunos consumidores consideran que los OMG son más seguros que los alimentos convencionales o los alimentos bio, particularmente en algunos países. como China, y tienen razones para ello; menores aplicaciones de productos químicos, menor presencia a de micotoxinas, menor riesgo de bacterias fecales etc.

 

Alan McHughen, especialista en biotecnología de la Universidad de California (Riverside), se plantea el siguiente hipotético escenario:

 

De cara a la demanda de este grupo de consumidores, pequeño pero creciente, un grupo de agricultores emprendedores establece un sistema de cultivo basado en los OMG y un manejo medioambiental y sostenible de los mismos, comercializando sus productos como certificados OMG con razonables tolerancias de “contaminación” de cultivos no OMG y cero tolerancia de “contaminación” de productos de la llamada agricultura bio, orgánica o “ecológica”.

 

Más tarde o más temprano se determina que polen de cultivos “bio” fecunda a los cultivos OMG “contaminándolos”. ¿Podría el cultivador de OMG demandar al agricultor bio por los daños económicos ocasionados?

 

La situación parece absurda, pero la contraria, que se da actualmente, no es más lógica. La palabra “contaminación” que se usa ampliamente gracias a la batalla lingüística en los medios de la que han salido victoriosos los grupos anti-OMG, no es en absoluto apropiada, ya que presupone la introducción de algo que es nocivo, cosa que nunca se ha demostrado con los OMG. La oposición a los OMG tiene una base más ideológica que de una eventual prevención de envenenamientos o desastres medioambientales que jamás se han producido. La palabra apropiada para referirse a la presencia adventicia de OMG sería en todo caso “impurificación” ya que la supuesta “contaminación” es solo a un modelo sostenido ideológicamente, algo que sería de aplicación también a otros alimentos como los biodinámicos, o los de características basadas en la religión como los de rito judío (kosher) o musulmanes.

 

Hasta tal punto llega la “contaminación” lingüística en esta cuestión que esta palabra se utiliza habitualmente en las bizantinas reuniones del Consejo de la UE sobre los OMG. Recientemente se ha creado, a petición de Italia, un grupo para analizar la coexistencia de cultivos OMG con cultivos convencionales y con cultivos bio  ¿Por qué esta diferencia entre convencionales y bio?. Si hay algún problema con los cultivos convencionales también los habrá con los bio, y si no los hay no los habrá con ninguno de los dos, siempre, claro está, que se trate de “contaminación”. Otra cosa es la “impurificación”, pero eso no es un asunto de seguridad alimentaria ni de medio ambiente desde el punto de vista de la ciencia, sino de ideología, de creencias y en muchos casos de política.

 

 

 


Con la excepción de las disposiciones legales, está expresamente prohibida la reproducción y redifusión sin nuestro permiso expreso de todo o parte del material contenido en esta web, incluyendo como tal la hipervinculación en páginas de marcos.