14/12/00

Conferencia de Bioseguridad de Montpellier

El pasado día 11 se abrió en Montpellier la Primera Conferencia entre las Partes del protocolo de Bioseguridad, que durará hasta el día 15, y que tiene como cometido pone en marcha el Protocolo de Montreal que regula los intercambios de organismos vivos genéticamente modificados, lo que incluye los OGM de utilización en agricultura y en ganadería, así el como y en que condiciones se puede y debe aplicar el llamado “Principio de Precaución”, por el que, teóricamente, ante la existencia de una duda razonable sobre el alcance de su impacto sobre el medio ambiente o la salud, se pueden prohibir o rechazar este tipo de organismos.

La Conferencia prepara la entrada en vigor de este Protocolo y su modalidades de aplicación, así como los mecanismo de intercambio de informaciones y las condiciones de identificación, transporte y embalaje de las mercancías.

 http://www.biodiv.org/biosafe/protocol/iccp/iccp1/index.html

El “Principio de Precaución” es un tema controvertido porque se presta a muchas interpretaciones sesgadas. En teoría es que se aplique ante la existencia de dudas, pero otros entienden que se debe aplicar ante la inexistencia de certeza absoluta. Como quiera que en la práctica siempre hay dudas y la certeza absoluta es imposible por definición, muchos se aferran al Principio de Precaución para que se mantenga una moratoria sobre los productos biotecnológicos “sine die”.

Por poner un ejemplo de lo que supone el Principio de Precaución llevado a sus extremos cabe imaginar el caso de las “vacas locas”. Se trata de una enfermedad (en este caso comprobada, no hipotética como es la supuesta peligrosidad de los OGM para la salud) sobre la que todo son dudas. Se supone que se transmite por la harinas animales, pero no se sabe si existen otras vías de contagio, que algunos han sugerido. Los tests son poco determinantes, (solo funcionan unos meses antes de que se desarrolle la enfermedad). Tampoco se tiene claro con certeza si los animales que no han desarrollado la enfermedad puede o no transmitenla. Se supone (no se sabe a ciencia cierta) que la transmiten solo las vacas y no otros animales (se sospecha también de los ovinos). Si a esta situación se le aplicara el mismo “Principio de Precaución” para la salud,  incluso de forma no muy extrema la única conclusión que se podría tomar es la inmediata prohibición comercio de carne e incluso de todo consumo en los países afectados.   

Entretanto, activistas de Greenpeace bloqueaban la descarga de un barco cargado de soja, alegando que se trataba de OGM, lo cual no tiene nada de particular ya que la mayor parte de la soja que se importa en la UE es OGM, lo cual es perfectamente legal siempre que se trata de las variedades autorizadas, y sobre la que no existe duda razonable alguna sobre su inocuidad sobre el medio ambiente y la salud de los consumidores, incluso para el consumo humano derivada de su característica transgénica.


Con la excepción de las disposiciones legales, está expresamente prohibida la reproducción y redifusión sin nuestro permiso expreso de todo o parte del material contenido en esta web, incluyendo como tal la hipervinculación en páginas de marcos.