29/01/2002

n

 

China está adoptando a marchas forzadas el uso de la ingeniería genética en la producción de alimentos, según comunica un artículo del último número de Nature, y ya sería actualmente el segundo país del mundo en cuanto al uso en agricultura de moderna biotecnología tras los Estados Unidos.

 

Los institutos de investigación chinos, totalmente públicos, han desarrollado ya 141 nuevas variedades OGM, de las cuales se han aprobado ya 65 para su liberación al medio ambiente. En el año 1999, China gastó 112 millones de dólares en investigación en este campo, mientras que en otros países como India o Brasil se gastaron 15. En EEUU ese año se invirtieron entre 2000 y 3.000 millones.

 

La principal motivación de los mejoradotes chinos es alimentar a la creciente población del país, y los esfuerzos se centran las características agronómicas, como resistencia a plagas y enfermedades, mayor productividad y resistencia a condiciones agronómicas adversas.

 

 

http://www.nature.com/nsu/020121/020121-13.html

 

 

 


Con la excepción de las disposiciones legales, está expresamente prohibida la reproducción y redifusión sin nuestro permiso expreso de todo o parte del material contenido en esta web, incluyendo como tal la hipervinculación en páginas de marcos.