29/11/02

Nota de la COAG

 

La protección de la agricultura familiar, del  medio ambiente y del consumidor es más importante que los intereses comerciales de la industria biotecnológica.

 

COAG considera que la nueva normativa sobre los transgénicos, aprobada por  el consejo de ministros de la UE, limita la libertad de elección del consumidor y pone en riesgo la  seguridad alimentaria

 

Madrid, 29 de noviembre de 2002. El Consejo de Ministros de la UE aprobó ayer una nueva normativa para regular el etiquetado y la autorización de Organismos Genéticamente Modificados, OGM, en alimentos y piensos. La Coordinadora Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG) considera que la nueva regulación  afectará muy negativamente a  la libertad de elección del consumidor europeo, a la vez que pone en riesgo la seguridad alimentaria.

 

COAG sostiene que el umbral de la presencia accidental de cualquier OGM en  alimentos y piensos debe ser rebajado al nivel mínimo detectable, por lo que  rechaza el 0,9% fijado para OGM autorizados tras la decisión del Consejo de Ministros de ayer. Desde la organización agraria se  insta además a introducir el etiquetado obligatorio de todos los productos derivados de animales alimentados con piensos modificados genéticamente. Según las encuestas en los distintos países de la Unión Europea, los consumidores quieren también el etiquetado de estos productos. En este sentido, José Ramón Urban, responsable de medio ambiente de COAG apunta que “los agricultores tenemos el derecho de poder vender productos libres de transgénicos a una población consumidora concienciada e informada”.

 

Los ministros de Agricultura de la UE, aprobaron también ayer  que se permita un umbral de hasta 0,5% de OGM no autorizados por la UE en alimentos y piensos. COAG tacha esta medida de inadmisible ya que  permite comercializar estos productos, incluso sin ningún tipo de etiquetado que informe al consumidor de la composición de los mismos por debajo de este porcentaje.

 

En el capítulo de  la autorización de nuevos OGM, los ministros de Agricultura de los Quince, apoyaron un procedimiento mixto, por el que la solicitud de nueva autorización debe ser aprobada en primera instancia por las autoridades estatales, para después ser sometida al juicio de la Autoridad Alimentaria Europea.  A juicio de esta organización las autorizaciones deberían ser otorgadas cuando exista un marco legislativo global que garantice a la vez un sistema completo de trazabilidad y etiquetado, un régimen estricto de responsabilidad sobre la repercusión ambiental, económica y de la salud y unas medidas que prevengan la contaminación genética tanto con OGM autorizados como no autorizados.

 

COAG  cree que la protección de la agricultura familiar, del  medio ambiente y del consumidor es más importante que los intereses comerciales de la industria biotecnológica, por lo que la Unión Europea debería establecer, además de un sistema de trazabilidad y etiquetado eficaz, un régimen estricto de responsabilidad  y mecanismos de protección de semillas frente a la contaminación genética, antes de discutir un posible levantamiento de la moratoria.  - La moratoria sobre los OGMs se aplica en la UE  desde el año 1.999  ante la oposición de ciertos Estados Miembros (entre los que no se encontraba España) a la comercialización de transgénicos, ante la ausencia de argumentos científicos que garantizaran su inocuidad -.

 

 

 

 


Con la excepción de las disposiciones legales, está expresamente prohibida la reproducción y redifusión sin nuestro permiso expreso de todo o parte del material contenido en esta web, incluyendo como tal la hipervinculación en páginas de marcos.