16/10/00

Barrera genética para el maíz

La Universidad de Winsconsin ha anunciado un curioso descubrimiento. Trabajando con teosintle, el ancestro salvaje del maíz, ha encontrado una barrera molecular, que introducida en el maíz bloquea la entrada de genes foráneos en los cruzamientos, incluyendo los provenientes de OGM

http://www.news.wisc.edu/view.html?id=5399

Según el comunicado de la Universidad la importancia de este descubrimiento radica en que se podría introducir en variedades, que de esta manera serían inmunes a la polinización cruzada y a la presencia adventicia de genes OGM en variedades no OGM, que tantos problemas políticos y comerciales está dando últimamente.

No deja de ser curioso el hecho de que de llevarse a cabo una mejora para obtener variedades "resistentes a la polinización cruzada con OGM", habría obviamente que manipularlas genéticamente, eso sí con métodos de mejora o manipulación "clásicos", parece ser que no puestos en cuestión.

De llevarse a cabo una mejora genética como ésta muchos estarían tranquilos y es probable que tuviera muchas ventajas económicas y comerciales, pero no dejaría de resaltar una de las muchas contradicciones que existen en el debate de los OGM respecto a la mejora genética "clásica". Ahí van algunas a título de ejemplo:

- La "manipulación genética", en un sentido amplio  no es exclusiva en absoluto de las técnicas de biología molecular. Aparte de las técnicas de cruzamiento y selección, las técnicas de mejora vegetal "clásicas" incluyen cruzamientos interespecíficos e inducción de poliploidia y mutaciones. Lo único es que estas técnicas son mucho menos eficaces porque el cruzamiento interespecífico está limitado a especies genéticamente muy próximas y las mutaciones inducidas son al azar y es muy difícil encontrar alguna de utilidad. El triticale es un cereal que se cultiva normalmente en Europa, que es un híbrido sintético entre trigo y centeno. El fresón es también un híbrido poliploide inducido entre dos especies distintas de fresa. Tanto el triticale como el fresón fueron producidos originalmente utilizando técnicas de laboratorio. Curiosamente nadie pone en cuestión al triticale ni al fresón.

- La resistencia a determinados agentes químicos como herbicidas, tan utilizada como prueba de la creación de dependencia de las multinacionales, no es ya tampoco exclusiva de los OGM. Ya hay resistencia a herbicidas introducida por métodos de mejora genética "clásicos", es decir no OGM. Además, las patentes expiran y no son para siempre. La patente en EEUU del herbicida Roundup (Glifosato) , el producto estrella de Monsanto  finalizó en el mes de septiembre y hay ya otras compañías que venden glifosato, el producto ligado al principal producto transgénico del mundo, la soja Roundup Ready, resistente al glifosato.

 

 

 

 

 

 

 


Con la excepción de las disposiciones legales, está expresamente prohibida la reproducción y redifusión sin nuestro permiso expreso de todo o parte del material contenido en esta web, incluyendo como tal la hipervinculación en páginas de marcos.